Hoy es sábado, 23 de marzo 2019. La Luna ha entrado en Escorpio esta noche a las 2 y media de la madrugada y permanecerá en el signo hasta el próximo lunes a las 7 de la mañana.

Después de un mes con el Sol en Piscis, de estar un poco empanados en nuestros pensamientos, el Sol en Aries nos ha activado a desear la vida con fuerza, a encendernos, a ponernos en marcha, a empezar algo nuevo.

Si el Sol en Aries nos empuja a salir, a relacionarnos, a discutir – porque Aries es guerrero y atrevido – la Luna en Escorpio, desde dentro, nos empujará a desear algo con fuerza, a la vez que nos separa de lo incorrecto.

Durante el sábado, la Luna en Escorpio no hará aspectos a ningún planeta, salvo la oposición a Urano en Tauro al poco de entrar, que nos atraerá hacia algo nuevo que todavía no tenemos. Luego, a lo largo del día, sentiremos potente nuestros anhelos: deseamos internamente algo que no es nuestro pero que ocupará nuestra mente el día entero. Lo deseamos, lo queremos….pero no lo tenemos.

Será el domingo el día más plagado de aspectos: 2 trinos a los planetas en Piscis – Neptuno y Mercurio – que encenderán nuestros sueños y nuestros pensamientos para desear algo con fuerza y hablar de ello. Porque Escorpio es intenso y el sexo es su terreno.

La Luna en Escorpio también formará 2 sextiles a los planetas en Capricornio – Saturno y Plutón – para atraernos, con magnetismo, al objeto de nuestro deseo.

Sin embargo, será por la noche cuando la oposición de la Luna en Escorpio a Marte en Tauro nos recordará que, por más que nos empeñemos, las atracciones hacia las personas en nuestra vida son magnéticas y fuera del control de la lógica y lo correcto. Nos gusta quien nos gusta, el deseo surge desde dentro y no son las conveniencias o lo socialmente correcto lo que derermina nuestros sentimientos. El domingo lo veremos al desear, intensamente, algo que no tenemos y que siento mío, por derecho.

Y ya en la madrugada del domingo al lunes, para cerrar el círculo, la cuadratura de la Luna en Escorpio a Venus en Acuario, nos hará sentir hastiados de eso que tenemos. Sentiremos la verdad sobre nuestras relaciones: ya no te deseo. Y diremos No a quien ya no queremos.

Porque Escorpio, siempre tan intenso, nos atrae con fuerza y con deseo hacia algunas personas, a la vez que genera desprecio y desapego por otros, esos que nos dejan indiferente o ya no mueven nuestros sentimientos.

Escorpio es el signo de los celos y del sexo, de las emociones intensas, de las venganzas y los deseos. Del magnetismo, de la atracción. Escorpio habla poco pero siente intenso. Y sabe lo que quiere porque lo siente dentro.

Para todos esos que andan revueltos en sus sentimientos, que no se sienten cómodos, que quieren empezar de cero, la Luna en Escorpio les recordará que, por más que lo intentemos, las atracciones y los rechazos nacen desde dentro. Y son esas emociones que sentimos dentro las que nos empujan a acercarnos a algunos y a separarnos de otros.

Escorpio es el veneno, porque pica y aguijonea para que escuches tus sentimientos y tus deseos. Nadie se sentirá indiferente este fin de semana, al contrario, será molesto hasta que consigas llegar y conquistar el objeto de tu deseo. Nada te servirá para saciar tu anhelo más que tener al correcto y, si no es nuestro, sufriremos su falta y nos desesperaremos por no tenerlo.

Igual que rechazaremos a todo el resto y, sobre todo, a aquellos que ya no encienden nuestro deseo. Porque estamos renaciendo a una nueva etapa y, en la nueva, sólo pervivirá lo que es verdadero. Ya no hay sitio para los engaños ni las mentiras, porque ya no hay energía ni se tienen fuerzas para ello. ¿Qué objeto tiene seguir un doble juego cuando ya sabemos claro nuestros sentimientos?

Buen fin de semana de pasiones y celos. Que no te pique con su veneno.🦂🥀

Publicado por Astrología

Blog sobre influencias astrológicas activas

A %d blogueros les gusta esto: