Saturno en Capricornio

Después de varios meses escribiendo post relativos al ciclo lunar – que actúa de compuerta para la apertura de energías de unos u otros planetas e intensifica los efectos, según momentos del mes – me parece importante comenzar ya con algun post relativo a los planetas externos, que son los que traen acontecimientos y sucesos a nuestra vida real. Regulan lo que nos pasa, lo que nos sucede, en áreas distintas de nuestra vida. Y permiten enmarcar los sucedidos concretos del día a día en el escenario general que estamos viviendo.

Y hoy comenzaremos con Saturno, señor de Capricornio♑, rector de la vida en la Tierra y responsable de regular, entre otras cosas, nuestro ciclo de reencarnaciones.

Cuando morimos volvemos a Saturno – Biná en kabalá – y, una vez allí, volvemos a planificar nuestra próxima bajada a este planeta. Que no es nunca accidental, sino previamente programada, a veces con siglos de anticipación. O con años o meses. Eso, siempre depende de cada caso y del trabajo a cumplir.

Todo lo que atañe a Saturno, en astrología, está predestinado desde antes de nuestra existencia. Son esos específicos momentos donde estamos donde tenemos que estar y, sobre todo, con quien tenemos que estar. Porque esos precisos momentos con esas personas que señala la vida deben cumplirse y alli el gran jefe no admite desviaciones.

Son, como siempre explico, esos momentos que quedan fuera de nuestro libre albedrío, porque el contrato vital que firmamos antes de bajar así lo incluía. Y una vez firmado, eso no se puede cambiar. Salvo, eso sí, la práctica kabalista a niveles superiores del árbol de la vida, para quien lo consiga, que no es fácil elevarse hasta estos mundos divinos superiores a un nivel que permita modificar un karma vinculado a nuestro lifetime actual, que es el que regula Saturno, el último planeta individual de cada uno.

Los que vienen detrás de él ya son planetas generacionales y, por tanto, atenientes al plan colectivo de la humanidad y no a nuestra vida concreta, aunque también nos afectan, pero de otra manera.

Volvamos a Saturno, el último planeta visible al ojo humano y, por ello, el único referido en los estudios kabalisticos de la época antigua. Los antiguos astrólogos sólo estudiaban 6 planetas, no había telescopios en esa época. Es el sexto planeta del sistema solar en el que vivimos y, como hasta ahí podía ver la humanidad en ese momento por falta de ciencia, hasta ahí, tambien, fue revelado. Por eso la antigua astrología sólo habla de la influencia de 6 planetas. Más la Luna y el Sol, que no son exactamente planetas, sino luminarias.

Saturno tiene ciclos de 30 años, así que una persona normal comenzará, pero no concluirá, 3 ciclos completos de Saturno en una vida. Salvo que alcance a vivir más de 90 años.

Cada vuelta de Saturno a nuestra carta natal es una vuelta de tuerca a nuestra vida para hacernos madurar. Lo que suele ocurrir, por primera vez, alrededor de los 30 años, y de nuevo, al cumplir los 60.

Cada una de estas etapas busca llevarnos a un nuevo nivel de madurez, de la juventud a ser adulto, y de ser adulto a ser viejo. O a comenzar el retiro, el apagado progresivo de la propia vida.

Es el ciclo vital que regula Saturno. Ínsito en la vida del ser humano en la Tierra. Porque venimos a madurar, a aprender, a hacernos más responsables. Porque hay cierta grandeza en todo aquel que es responsable de su propia vida. Que hace lo que quiere porque lo decide, porque lo considera lo más adecuado en ese momento y porque le satisface hacerlo. Aquel que es dueño de su propia vida, que es, exactamente, como él quiere ser porque así ha nacido.

Todo eso se acentúa, además, por el hecho de que Saturno, en este momento y desde diciembre 2017, está en Capricornio♑, su reino. Y en este territorio no admite desviación alguna. Es concluyente. Si está en el contrato sí. Si no, no. Y no hay más que hablar.

Los tránsitos de Saturno en Capricornio♑ que duran 2,5 años una vez cada 30 años, nos sitúan en nuestro lugar destinado, si es que no fuimos capaces de ver el adecuado. Por eso son tiempos de grandes cambios, salvo para aquellos que están en su camino destinado o se alejan poco del inicialmente pactado.

Durante estos tránsitos de Saturno en Capricornio♑, de repente, uno ve como su mundo inadecuado se derrumba por completo antes sus ojos. Podemos llegar a perder todo eso que pensamos que iba a ser nuestro para siempre y sin poder evitarlo. Simplemente, no es arrebatado porque no estaba en el plan pactado.

Y sin saber por qué sí o por qué no, lo cierto es que, de forma progresiva normalmente – aunque no siempre – tenemos que lidiar con la pena de vernos privados de algo que considerábamos esencial para nuestra vida. Y eso, a veces, duele tanto…que se hace difícil seguir adelante…viviendo la vida sin más como si nada hubiera pasado.

Todo esto es karma, bien de esta vida, bien de vidas pasadas. Dolores que inflingimos que ahora debemos recibir de vuelta. Porque ningún mal causado en esta Tierra será dejado ir sin dar a la víctima su derecho a réplica. En esta o en otra vida. Pero toda víctima tendrá su derecho a devolver el daño causado, por otro, a su persona.

Sólo si la víctima, cuando le llega el momento de aplicar su castigo, renuncia a ello, no por miedo sino porque ya está despegado de ese problema, y es capaz de aftontar la situación kármica en una esfera superior y no desea venganza ya, podrá eludir esa condena y liberarse del karma para el futuro en ese asunto concreto.

Porque mal karma genera mal karma, hasta que uno lo para y lo detiene y evita seguir generando nueva negativad que continúe retroalimentando el ciclo. En ese momento, cuando uno renuncia a exigir su justa reparación, el karma se supera y uno queda liberado de algo malo de su existencia. Y se transforma en una persona mejor. Ha progresado. Es más alto de lo que era cuando llegó. De eso, entre otras cosas, va el trabajo en el planeta Tierra.

Desde el 21 de diciembre de 2017, Saturno entró en su signo, Capricornio♑, y desde entonces, nos está protegiendo, haciéndonos huir de lo malo y refugiarnos en lo bueno.

Lo bueno, para Saturno, es lo que se siente como tal en cada momento, lo que nos conforta, lo que nos trasmite sensación de protección, de seguridad. Y por todo eso se siente bueno. Es Saturno el que se encarga de que uno lo sienta de esa manera, porque esa es la sensación que se tiene cuando uno llega a, o está viviendo ya, su destino destinado.

Y a ese nos está llevando Saturno en Capricornio♑ desde esa fecha. El recorrido finalizará en diciembre 2020, después de haber hecho los ajustes necesarios por el camino. Todavía quedan algunos. Porque hablamos de procesos vitales de largo recorrido.

La manera en que se sentirá el efecto será, por ejemplo, distanciándonos de personas con las que antes congeniábamos – amigos, amantes, parejas, sitios…- o incitándonos a abandonar trabajos que antes nos gustaban. O a perderlos, directamente, si no lo hacemos voluntariamente por más que no nos gusten nada.

En general, Saturno en Capricornio♑ nos empujará adelante quitándonos las ganas de mantener o retener cosas, personas o situaciones, que ya no sentimos parte de nuestro destino. Se perdió la conexión con ellas.

Las personas más conectadas responderán a los cambios con fluidez y desde las primeras advertencias del planeta. Pero los que viven embebidos en sus vidas materiales, sin ninguna conexión superior ni más referencia externa, podrán empecinarse en mantener sus vidas tal como estaban, aun a sabiendas de que no son perfectas.

Sin embargo, en esta ocasión, Saturno – porque está en Capricornio♑ – no consentirá otras opciones que la real y correcta. El destino final es uno. Y sólo eso sucederá. Aunque en unos casos, seremos nosotros los que decidiremos y, para lo más rezagados – o aquellos que todavía no saben lo que está pasando y de qué va esto – serán otros los que decidan por ellos.

Así que si, bien de repente, bien como consecuencia de un proceso más lento de toma de conciencia, llegamos a perder, en estos años, algo o a alguien, que habíamos previsto estuviera para siempre con nosotros y que nos iba a acompañar toda la vida, no lo lamentes. Saturno te está sacando del camino equivocado. Al menos, del previsto para los próximos 30 años.

Saturno estará en Capricornio♑ hasta el 23 de marzo de 2020, y no saldrá de forma definitiva del signo hasta el 18 de diciembre de ese mismo año. Hasta esa fecha, cualquier cosa puede pasar, pero todo lo que pase, estará atado.

Así que no te preocupes demasiado: déjate llevar y aprende a remar a favor de la corriente, y no en su contra. Y, sobre todo, piensa que si destinado está, por algo será. No venimos a sufrir, sino a evolucionar. Y el sufrimiento, muchas veces, viene motivado por errores personales que nos llevaron a tomar decisiones equivocadas. En general, eso ocurre cuando uno ha actuado desde la materialidad o dejándose llevar por lo que dicen otros y no por lo que realmente él percibe como correcto para sí.

De lo que se trata con todo esto, es de aprender a seguir nuestro destino personal. Porque cuando uno hace aquello para lo que vino aquí, uno se siente, realmente, muy feliz. Porque nuestro destino es la felicidad, para quien la sepa alcanzar. Aunque disponible está para todo el mundo. Depende de ti aprender a vivir de un modo feliz.

Saturno en Capricornio♑ en estos años, nos hace ser prudentes y descartar opciones que sentimos arriesgadas o que pueden alterar nuestra tranquilidad. A la vez que nos induce a comportamientos de aceptación de responsabilidad.

Su influencia no se sentirá siempre con la misma fuerza. Por ejemplo, tan pronto el Sol entre en Sagitario♐, nos hipnotizará para que busquemos más allá de nuestro entorno habitual. Y disfrutaremos esta apertura de fronteras y lo pasaremos muy bien antes de Navidad. Pero tan pronto, el 21 de diciembre 2018, el Sol entre en Capricornio♑ nos volverá a recordar cuales son los límites que debemos respetar.

La vida no es un proceso lineal, vamos adelante y hacia atrás, en un movimiento pendular. Aunque, al final, la evolución es siempre ascendente, en espiral.

Con Saturno en Capricornio♑ inauguro los post de Largo Alcance, sin perjuicio de menciones concretas al planeta en los post de influencias diarias cuando el mismo resulta activado por la Luna.

Este es, a grandes líneas, el papel de Saturno en estos años (dic 2017-dic 2020) en que recorre su propio signo, Capricornio♑. Tenlo en cuenta, para interpretar lo que ha sucedido en tu vida desde esa fecha y para calibrar mejor las decisiones que tendrás que tomar de ahora en adelante, cuando Saturno toque algún punto importante de tu carta astral.

Luna Llena en Tauro Oct 2018

El día se está sintiendo pesado. Aunque la Luna sigue en Aries ♈hasta las 5 de la tarde de este miércoles 24 octubre 2018, desde que ayer a mediodía el Sol entró en Escorpio ♏el ambiente se ha puesto más denso. Ya no nos apetece tanto hablar como la semana pasada. Estamos más serios, más introvertidos.

Cambiamos de mes solar y cambia también el tono que va a marcar las próximas semanas. Si el mes pasado, con el Sol en Libra♎, trató de relaciones y de comunicar, este mes de Escorpio♏ las comunicaciones tenderán a ser más significativas y mucho más escasas. Escorpio mira hacia dentro. Y así haremos todos este mes.

Este año el tránsito promete ser especialmente importante, porque 3 planetas acompañan al Sol en Escorpio ♏(Venus – Mercurio – Júpiter), aunque en unos días cambiarán de signo.

Pero sobre todo, porque su entrada va a ser imponente: una oposición exacta a Urano, el rey de las sorpresas, en el signo de Tauro♉, aunque a punto de volver durante unos meses de nuevo a Aries♈, dado que en estos momentos se encuentra también en fase retrógrada, esto es, mirando al pasado.

Y todo esto ocurrirá justo en el momento de la Luna Llena de este mes, a las 6:30 de la tarde en Madrid, que se formará en el grado 0 Tauro♉/Escorpio♏, con Venus retrógrado y Saturno implicados, a sólo 3 grados, dando su bendición al conjunto desde el grado 4 de Escorpio♏ y Capricornio♑, respectivamente. Efecto: el destino está cerrado, protegiéndonos, de todo lo que no es correcto para nosotros. Pero lo que ha de pasar, pasará. Porque afecta al destino vital.

Tauro♉, donde estará la Luna hasta el próximo viernes, no es de muchas palabras. Es un signo de acción, de hacer cosas. Cuando Tauro siente que tiene que hacer una cosa no lo dice, simplemente se levanta y lo hace. Igual que tampoco le convencerás de hacer algo que no le apetezca. Son cabezotas y tercos en sus decisiones.

Pero tiene su lógica que actúen de esa manera: la intuición de Tauro♉ es la más poderosa del Zodíaco porque ese es su don específico. Por eso, cuando un Tauro siente que no debe hacer algo, simplemente no lo hace. Pero si considera que tiene que hacerlo, lo hace sin dudar un ápice.

Esto va a incidir en lo que pasará estos días: sin saber por qué, algunos y algunas haremos cosas que consideramos correctas y, al hacerlo, pondremos en marcha a otras personas.

La cuestión es que, en estos 3 días, cosas sucederán que nos van sorprender a muchos, sobre todo esta tarde/noche, con la Luna Llena.

En realidad, lo que suceda, tenía que ocurrir. Porque estamos en cambio de etapa, como ya hemos explicado en post previos, y la vida nos está desprendiendo de cosas que ya no nos valen (recordemos que llevamos 7 años tomando decisiones equivocadas, en muchos casos) y nos está empujando hacia otras que, sin duda, van a ser mucho más válidas y acomodadas para nosotros.

Un avance importante en este movimiento de creación de las nuevas bases, se producirá estos días de la Luna en Tauro♉, por la intensidad que siempre conlleva la Luna Llena y por la trascendencia de los planetas activados con el tránsito.

En estos momentos la mayoría de los signos ya han comenzado su cambio. Ahora les toca el turno a los más cabezotas, a los que se resisten siempre a los cambios. Porque cuando la vida habla desde dentro, cuando uno tiene la seguridad de que “eso” es lo correcto, entonces uno, simplemente, va a por ello. Mas, si uno recibe un “empujoncito” de la vida misma, que te impone el cambio.

Lo que pase a cada uno con esta Luna será específico suyo. Pero en todo caso afectará a una – o más – áreas relevantes en nuestra vida. Porque el mundo nos pide que pasemos a una nueva etapa. Donde no cometamos los errores de antaño y corrijamos algunas decisiones que, ahora, vemos claro, fueron equivocadas.

¿Cómo te afecta a ti? Sin duda, de alguna manera. Pero espera a que transcurren los próximos días para saberlo exactamente.

Comienza un mes lleno de magia. Y esta Luna de hoy dará, seguro, el pistoletazo de salida. Buena tarde-noche de Luna Llena!!!

Luna en Aries Oct 2018

La Luna entró en Aries ♈a las 9:am de este lunes 22 octubre 2018 y recorrerá este primer signo de Fuego hasta el próximo miércoles a las 5 de la tarde, muy cerca ya de la Luna Llena del mes, que tendrá lugar a las 18:30 hora de Madrid del miércoles 22 octubre 2018.

La entrada de un planeta en Aries siempre se nota, porque Aries ♈es el primer signo del zodíaco y su misión es iniciar cosas. Aries nos trae la energía para empezar lo que sea en que nuestra mente se enfoque durante estos días.

Su energía es mental. Puras ideas. Pero la sobrecarga de energía circundante puede provocar nerviosismo e irritabilidad en ciertas personas e incluso agresividad, aunque sea verbal. Esto se notará sobre todo el lunes, con el Sol todavia en Libra ♎, que nos empuja a hablar y expresar sin parar.

Asi que no serán raras las discusiones y las palabras más altas de lo debido, más probables cuando anochezca, debido a la cercanía de la cuadratura de Saturno en Capricornio ♑ que se dio hoy a las 6 de la tarde. No te involucres, si puedes evitarlo. Simplemente toma nota de lo que ya no quieres.

El martes, aunque la Luna seguirá en Aries ♈todavía, el Sol entrará ya en Escorpio ♏ a las 2 del mediodía, lo que producirá una inversión de las energías que dejan de ser tan extrovertidas como las del Sol en Libra ♎ del último mes y se interiorizan. Por eso, por la tarde, el ambiente se relajará un poco. Pero no del todo, porque la Luna sigue en Aries♈.

En la tarde de mañana martes 23 octubre 2018 la Luna formará un bonito sextil a Marte en Acuario ♒, por lo que pueden esperarse buenas sorpresas y excitación por algo o alguien. Seguramente a través de Internet.

Aunque la cuadratura con Plutón en Capricornio ♑ 4 horas más tarde, nos recordará que, eso que tanto queremos, todavia no es nuestro. Lo que, sin duda, nos incomodará.

La mañana del miércoles 24, la Luna recorrerá los últimos grados del signo de Aries ♈, para cumplir los últimos ajustes que deben realizarse antes de que La Luna entre en Tauro♉.

Desde allí formará Luna Llena con el Sol, recién entrado en Escorpio♏, su signo opuesto.

Esta Luna Llena será grande, porque activará al máximo la energia de 4 planetas fundamentales. Pero eso lo explicaremos en el próximo post del miércoles tarde.

Buen paso por Aries♈. No uses sus energías para cabrearte sino para aclarar ideas, porque el pensamiento claro es el don de Aries. Además de su energía apabullante, para ponerlo en marcha. No para pelearte. 😉⚠️

Luna en Capricornio Oct 2018

La Luna entró en Capricornio a las 9:00 de la noche hora europea. Importante tránsito el que se prepara para estos 2 proximos días: lunes y martes 15 y 16 noviembre 2018.

La Luna en Capricornio siempre es importante, más ahora que Saturno y Plutón están en el signo. Significativos los aspectos a tratar en estos días. El destino se activa con estos aspectos y nos hace decir SÍ a la vida.

Nada más entrar, a las 6 horas, hacia las 2 de la madrugada de Madrid de camino al lunes, la Luna formará conjunción con Saturno, planeta del karma y del destino. Algo importante llegará a nuestra vida justo a esa hora. En esta noche exactamente. Atento a lo que suceda. A ver quien se comunica contigo a esas horas intempestivas. 🙄

Quién sea, o lo que sea – porque puede ser una faceta significativa- algo tendrá que ver con Saturno, tu destino. Así que toma nota de lo que que llegue a tu vida en esta noche. Porque será relevante para tu futuro.

El lunes será agradable. 3 buenos aspectos que se activan y que nos traerán soluciones a algunos de los problemas que nos ocupan últimamente. La sensación será que las cosas se van poniendo en su sitio, se colocan en la posición correcta. Y es que Saturno en Capricornio no deja lugar a dudas sobre lo que debemos hacer. No deja sitio a lo que no nos toca.

El martes amanecerá algo más tenso. La conjuncion con Plutón – que formara la Luna en la madrugada- es siempre intensa. Y esta vez en cuadratura con el Sol en Libra podrá traer problemas.

Libra siempre nos hace hablar y, a veces, hablar nos trae complicaciones inevitables. Porque al hablar sin control, dejamos ver qué es lo que, en verdad, nos preocupa.

Eso pasará estos días. Hablaremos de más, sin darnos cuenta. Pero eso sacará a la luz los reales problemas. Para solucionarlos y que dejen de ser tales problemas.

Los tránsitos por Capricornio siempre son buenos porque nos ajustan al plan universal. Todos tenemos planes. Pero no todos nuestros planes se ajustan a nuestro destino. Cuando Capricornio está activo no hay lugar a equivocarse. Lo que toca es lo que debe. El destino manda. Y lo que nos trae, aunque no nos guste, siempre es lo más conveniente. Saturno sabe lo que nos conviene, lo que nos corresponde. Lo que nos toca vivir.

Asi que, en lo que nos concierne, que sepas que la Luna en Capricornio es siempre una buena guía. Atento a lo que trae a tu vida los próximos días. Porque será importante. Sin duda. 🐐 Que no se te escape. Hay que tomar conciencia de la importancia de la astrologia en nuestras vidas y de que ningún día es igual al previo. Cada uno su propósito. Y Capricornio♑ es la guía. Así la Luna estos días. 🔯

Luna en Cáncer Oct 2018

Desde ayer lunes 1 octubre 2018 en que la Luna entró en Cáncer a las 8 de la tarde, el clima general cambió de golpe.

Si durante el fin de semana y todo el lunes hemos hablado todos como pacharacas con todo aquel que ha llegado a nuestra vida, martes y miércoles concentrarán las comunicaciones en lo importante.

Al entrar la Luna en Cáncer se activarán los 2 planetas que están, en estos momentos, en su signo opuesto – Capricornio – que son Saturno y Plutón, ambos planetas trascendentales. Puro destino está en juego en estos días.

Si bien habrá algunos momentos incómodos, dado que tanto martes como miércoles la Luna formará cuadratura con el Sol primero y con Mercurio luego – lo que traerá sin duda la necesidad de tratar algún asunto no resuelto, para resolverlo – también habrá momentos de intensidad con sentimientos profundos y fuertes conexiones a ciertas personas claves.

Déjate sentir lo que quiera que la vida está queriendo que sientas en estos días. Porque el terreno de Cáncer siempre es el sentimiento, la emoción. De hecho los nativos de este signo siempre toman las decisiones por lo que profundo sienten que es correcto en cada momento.

Las cuadraturas al Sol y Mercurio en Libra, signo aéreo muy distinto al acuático Cáncer, provocarán sendos choques entre sentimiento y realidad. Algo que vemos o que nos dicen, que no encaja con lo que estamos sintiendo. Y eso nos obligará a actuar, a hablar o incluso a discutir con alguien para que tomemos conciencia de ello.

El tránsito resultará incómodo para algunos signos más abiertos, pero en general será muy productivo porque centraremos objetivos y empezaremos a tener avances significativos en lo que quiera que nos esté ocupando.

Los sentimientos de Cáncer son ahora muy certeros, dada la presencia de Saturno y Plutón en su signo opuesto que actúan fijando el terreno. Más ahora, cuando desde ayer y para los proximos 6 meses Plutón estará yendo directo, así que trabajando para nuestro futuro y no tratando temas del pasado, como nos ha tenido haciendo los pasados 6 meses.

Muy atentos a aquello o aquéllos que nos involucran en sentimientos intensos, porque sin duda todo aquél (o aquello) que nos afecta de esa manera, es porque forma parte de nuestro destino en un papel concreto.

Muchas decisiones han sido erróneas en los últimos años. Y han traído grandes problemas a nuestras vidas. Pero para la nueva etapa, esas decisiones tienen que ser corregidas. Porque hay cosas decisivas que deben ser ordenadas y puestas en la senda correcta antes de que, por fin, podamos movernos hacia adelante.

Este tránsito de la Luna en Cáncer, aunque podrá ser incómodo en algunos momentos tendrá también sus ratos buenos y confortantes y revestidos, algunos, de la grave intensidad plutoniana. Pero sobre todo nos hará conectar con aspectos o personas que son de importancia vital para el nuevo ciclo.

Así que aprovecha el paso de la Luna por el signo de Cáncer hasta el 3 de octubre 2018 para empezar a saber profundo qué es lo que quieres para tu futuro. Así que siente profundo. Y respira…😉